CUENTOS DEL ANTIGUO EGIPTO – (c. 2.700 a. C.)

La literatura del Antiguo Egipto que nos ha llegado y nos muestra su esplendor, se ha conservado gracias a dos causas: que parte de ella está grabada en templos y tumbas, y que los papiros que la recogen se guardaron en esas mismas tumbas, que los protegieron.

Tlatelolco, Historia de una Infamia

FICHA TECNICA

Titulo Original: Tales of Ancient Egypt
EDITORIAL: Alba.
EDICION: 1a. Edición
AÑO: 2001
PAGS: 279

La literatura egipcia antigua se remonta al Imperio Antiguo, en el tercer milenio a.C. Las leyendas egipcias surgieron de manera autónoma, sin ninguna influencia de otras civilizaciones.

La gente vivía con sencillez, cultivaban la tierra tras la inundación anual del Nilo y cuando la actividad agrícola cesaba, en los cuatro o cinco meses al año que las riberas estaban anegadas de agua, se dedicaban a levantar pirámides, templos y tumbas.

También reservaban para el asueto una considerable cantidad de tiempo, aunque gran parte de él lo ocupaban las ceremonias religiosas, y todavía les quedaba ocasión para bailes, cánticos y la narración de cuentos.

Por regla general, los relatos y la música eran transmitidos oralmente y casi nunca se escribían. Así pues, entre los cuentos que recoge este libro, El príncipe y la esfinge se puede leer en los jeroglíficos de una lápida de un pequeño templo entre las garras de la esfinge de Gizhe. El relato La Legendaria Reina Hatshepsut lo podemos leer en las paredes del templo de la reina en Deir el-Bahri, al oeste de Tebas. La princesa y el demonio (1.290 – 1.224 a.C.), por su parte en una estela de arenisca hallada en el templo de Jons en Tebas, que ahora está en París. Por último, Jnum, dios del Nilo se halla inscrito en piedra, en la isla de Elefantina.

Este último cuento nos narra cómo los faraones eran considerados seres divinos, circulaban historias acerca del trato que mantenían con los dioses. Una de las más antiguas tiene como protagonista a Djoser, que vivió unos quinientos años después de que Menes hubiese unificado Egipto. En el décimo año de su reinado, el Nilo faltó a la costumbre y no hubo crecida. No se inundaron los campos de las riberas en el Alto Egipto ni tampoco las extensas llanuras del Delta, en el Bajo Egipto.

El Nilo no siempre era benévolo con los egipcios, pero en los siguientes siete años las inundaciones fueron poco abundantes y empezó a escasear la comida. El cuento narra las aventuras que tiene que pasar el faraón para ir a la isla de Elefantina para calmar y venerar al Dios Jnum, Dios del Nilo que lo habían abandonado hace demasiado tiempo.

En el cuento La legendaria Reina Hatshepsut, Amón-Ra, rey de los dioses, convocó a los demás dioses a su presencia y les dijo: “las tierras negras han de ser gobernadas por una legendaria reina, bajo su mandato los dos Reinos convivirán en paz”. Entonces Amón- Ra introduciéndose en el cuerpo del faraón Tutmosis halló a la reina Ahmose, esposa de Tutmosis y le hizo inhalar del símbolo sagrado de la creación y así un aliento de vida se introdujo en ella.

A su debido tiempo nació Hatshepsut, Amón-Ra bendijo a la pequeña y mediante un beso transmitió a su hija la capacidad de gobernar. La reina Ahmose pudo ver la vida de su hija. Vio la coronación en el trono de Egipto, la primera y única vez que una mujer ceñiría la doble corona. Sólo otra mujer volvería a gobernar Egipto, mil quinientos años más tarde, y acarrearía la perdición del reino: Cleopatra, la griega.

Bajo el reinado de Hatshepsut, Egipto conoció sus días de mayor gloria. Esta época de esplendor continuo más tarde bajo su sobrino y sucesor: Tutmosis III.

Relatos como Ra y sus hijos u Horus, el Vengador y muchas de las descripciones de El Reino de los Muertos, proceden de la unión de diversos fragmentos de inscripciones y estelas hallados en lugares como las pirámides de Djoser, las tumbas de Seti I y de Ramsés I y II, el templo de Edfú dedicados a Horus, o retazos de papiros como el Libro de los Muertos.

La mayoría de los cuentos de magia o de aventuras incluidos en este libro fueron escritos o transcritos, en los últimos dos mil años de la antigua civilización egipcia. El Loto de Oro y Djedi, el Hechicero proceden del papiro Westcar, conservado hoy en Berlín, y que se cree que data de la XII Dinastía (2.000 – 1.785 a. C.). Los Dos Hermanos fue escrito probablemente por Ani, el escriba predilecto del faraón Seti II (sobre el 1.200 a. C.). El Campesino y el funcionario real aparece en varios papiros incompletos de fecha desconocida, pero juntándolos se puede conseguir la historia completa. La Historia del marinero que naufragó también procede de épocas muy remotas, es posible incluso que sea de la XII Dinastía.

En La Historia del marinero que naufragó que pertenece a las obras clásicas de la literatura egipcia. Es una historia dentro de otra, un marinero describe como su embarcación se había hundido durante una tormenta y como él había conseguido aferrarse a un pedazo de madera y había sido arrastrado a una isla donde nada faltaba: había alimento de abundancia, grano, fruta, pescados y aves. Cuando el marinero quemó una ofrenda a los dioses, la tierra tembló y se le acercó una serpiente gigante. El narrador le cuenta su historia a la serpiente, y a la vez la serpiente le contó su propia historia, y le anunció que vendría un barco para llevarlo de regreso a Egipto.

Es el primer relato de naufragios, de los que son muy conocidos los de Simbad y Robinson Crusoe.

En el hermoso cuento El Loto de oro, se describe el viaje que realiza el faraón Sneferu por el Nilo tratando de encontrar nuevas aventuras.

Se-Osiris y la carta sellada, El Libro de Tot, Las Aventuras de Sinhué y La Toma de Joppe proceden todos de manuscritos tardíos, fechados después del 715 a. C., época en que se popularizó el demótico, una nueva forma de escritura que dejó relegada a la jeroglífica. No obstante, el origen de estos relatos se halla, casi en total certeza, en tiempos muy anteriores, mucho antes de que se escribieran las copias que nos han quedado; es posible, incluso, que su origen se remonte a las XIX y XX Dinastías.

Las Aventuras de Sinhué es una de las obras maestras del cuento, relatado en primera persona, Sinhué se ha enterado de las conspiraciones en palacio, cuando Sinhué viaja para avisar a Sesostris (en campaña contra los libios) de la muerte de su padre, se le adelantan otros mensajeros; oculto escucha como un hombre informa de que Amememhat ha sido asesinado. Asustado, creyendo que al no haber sido capaz de descubrir el complot y avisar al corregente sería castigado, huye de Egipto y se encamina al país de Retenú (Siria).

Invitado por el príncipe Amunenshi, se casa con la hija de éste y llega a ser jefe de las tribus y un reconocido general, consiguiendo riquezas y poder, sobre todo después de vencer en un duelo a un príncipe local.

Ya anciano, intercambia misivas con el faraón y regresa tras repartir sus bienes entre sus hijos, para ser enterrado allí con todos los ritos necesarios para conseguir la vida eterna en el momento de la muerte.

Esta historia está considerada como el mayor logro de la literatura egipcia antigua. Combina una gama extraordinaria de estilos literarios. Analiza continuamente las razones de la huida de Sinhué y su posible culpabilidad. Al situar a un miembro de la cultura egipcia en otra sociedad, explora lo que debe ser un egipcio.

Basándose en esta historia, el escritor finlandés Mika Waltari escribió en 1945 una novela llamada Sinhué, el egipcio. Naguib Mahfuz escritor egipcio ganador del Premio Nobel, escribió en 1941 Awdat Sinúhi, se basa directamente en los textos antiguos añadiendo amoríos que no aparecen en el original.

En otro hermoso cuento titulado El Libro de Tot, narra la obstinación de Setna hijo del faraón Ramsés II, por conseguir el libro de Tot, que otorga a quien lo lea poderes con que dominar cielo y tierra o comprender la lengua de las aves y bestias.

Los cuentos La Princesa Griega, El Ladrón de Tesoros y La Muchacha de las zapatillas rojas, sólo nos han llegado sus versiones griegas. El primero que narró en esa lengua la historia de La Princesa griega fue Estesícoro (c. 640 a. C. – c. 550 a. C.); Heródoto le dedica varios capítulos a la misma historia, y Eurípides se baso en ella para una de sus obras.

El Ladrón de Tesoros fue un relato que escuchó Heródoto en su viaje a Egipto, y lo incluyó en sus Historias; por lo que respecta a La Muchacha de las zapatillas rojas, es la versión más primitiva que conocemos del cuento de la Cenicienta.

El resultado ha sido una compilación de hermosos cuentos que nos conducen a las raíces de muchos de nuestros cuentos fantásticos actuales y nos ayudan a comprenderlos en toda su extensión.

Desgraciadamente, de una era tan remota han llegado hasta nosotros sólo unos pocos cuentos. De esos pocos, Roger Lancelyn Green seleccionó y reelaboró los mejores.

A pesar de todas las graves pérdidas, Egipto se nos revela como un país fantástico. El cuento creció en el suelo de una cultura extraordinaria como no habrá otra igual, y a conservado su poder de atracción hasta el día de hoy.

Son las narraciones más antiguas que conoce la humanidad. Citando al autor: “son narraciones que nos transmiten, con un susurro, la vida de un pasado que se hunde en las brumas del tiempo, pero que nos desvelan destellos embriagadores del mundo perdido del Antiguo Egipto”.

Autor

Roger Lancelyn Green

Biógrafo y escritor británico. Nació en 1918 en Norwich, Inglaterra. Estudió bajo el magisterio de C. S. Lewis en el Merton College, Oxford donde obtuvo su licenciatura en Letras. Prestó especial interés a la obra del victoriano Andrew Lang, compilador y antólogo de mitos, leyendas y cuentos de hadas, y de quien en 1946 escribió una biografía.

Fue maestro de escuela y bibliotecario. En 1948 publicó una novela fantástica, From the World’s End, y, posteriormente, siguiendo el modelo de Lang, se dedicó a recoger y adaptar cuentos y leyendas tradicionales de todas partes del mundo, en una serie de volúmenes que hoy gozan de la categoría de clásicos: El Rey Arturo y sus caballeros de la tabla redonda (1953), Modern Fairy Stories (1955), Tales of greek Heroes (1958), The Tale of Troy (1958), Myths of the Norsemen (1960).

Editor de Lewis Carroll, fue autor asimismo de una monografía sobre J.M. Barrie y, en colaboración con Walter Hooper, de una biografía de C. S. Lewis, publicada en 1974 y le valió el Mythopoeic Scholarship Award de 1975.

Murió el 8 de Octubre de 1987 en Londres, Inglaterra.

Sinopsis

Egipto siempre ha sido una tierra llena de magia y misterio, un país diferente de todos los demás; lejano, extraño y difícil de comprender, pero que suscita una extraña fascinación. de todas las regiones del mundo antiguo, Egipto fue la más autosuficiente, sus costumbres eran distintas; también lo eran sus creencias. Las leyendas egipcias surgieron de manera autónoma, sin ninguna influencia de otras civilizaciones.

Cuando Heródoto, alrededor del 450 a.C., “descubrió” Egipto para los griegos, vio que sólo los sacerdotes conocían aún los secretos de la escritura jeroglífica, pero que los mitos e historias que ésta encerraba se seguían transmitiendo desde hacia treinta siglos.

Roger Lancelyn Green, conocido por sus antologías y adaptaciones de cuentos y leyendas de todas partes del mundo, recopiló en estos Cuentos del Antiguo Egipto veinte fabulosas historias que resumen con elegancia y claridad la mitología de toda una civilización. Dioses, hechiceros y héroes viajan en ellas con misteriosa naturalidad del mundo de los vivos al profundo Tuat, donde moran las almas de los muertos, y protagonizan lances y prodigios que no han perdido ni un ápice de su encanto ni de su poder de sugestión.

A FAVOR: Estos cuentos, por sus características, es de un valor incalculable debido a que nos presentan el pensar histórico de toda una civilización antigua .
EN CONTRA: Podría presentar ciertas incomodidades a los lectores debido a que se presentan abundante información mitológica e histórica.
DIRIGIDA A: A todo aquel lector interesado en la literatura antigua de Egipto.
CARACTERIZACION Como en la mayoría de los cuentos de la antiguedad, algunos de los personajes pertenecen a la mitología, o son deidades de la cultura egipcia. 3
ARGUMENTO Son diversas historias que van desde la amistad, la moral, la cultura y la convivencia en el Antiguo Egipto. 3
CONCLUSIONES Los mensajes de los cuento no son explícitos pero sí subyacentes en la trama y en la actitud de los protagonistas. 2
TOTAL: 8

Quizá te interese:

Caleidoscopio. Reflejo de Palabras
Bestiario
Confabulario

Escrito por

Aun sin comentarios.

Enviar un Comentario

Tu requieres estar registrado para enviar un comentario.